Ultra violeta (día 19)




La ciudad replandece

Con colores violetas

Y las luces y las casas y las caras y caretas

El invierno llena de vapores el ambiente

La nieve trae el frío, que esconde la gente

Todos en retirada

por sus tubos de escape

botan lágrimas de 95 octanos

al menos los perros se huelen los anos

sino parecería

como que no hay nadie.

Sola en la ciudad

un punto aparte

Podrías llorar

Pero nadie va inflarte.


Es otro hemisferio

no te pueden dar

Lo que nunca han tenido

(no les puede faltar).

La baraja de caras que tú no conoces

no son tan diferentes

ni distintas sus voces

de los desconocidos que dejas acá

Tampoco es distinto

No hay mucho misterio

Otra manada de que ves desfilar

Ellos hacen su vida

desde el puerperio

saben adónde van a ir a parar

Exhalando su vida a cada paso que dan

Ni se quedan ni te hablan ni te ven

ni se van.


Pasar el invierno del otro hemisferio

Puede ser más doloroso y más serio

Que pasar el invierno

Del propio lugar.

(Aunque sea Pensando en volar).

Quizás sí me convierta

En uno más de la manada

Pero en tus ojos hay un misterio

Te veo desde mi hemisferio

Y

La luz que nos deja ciegos

El sopor del mediodía

Esta fuerza ultravioleta

Mi calor y mi alegría

mi piel absorbe rayos de mi cáncer futuro

y mi pies hacen cayos pisando en lo duro

los sueños que traigo

no necesitan conjuro

ya me enfermé de ti

y sin ti no me curo

que mis alas te traigan

otra vez a tu hemisferio

tengo reservados dos nichos

en el cementerio

pa que nos traigan flores y cosas bonitas

y nos coman los huesos

grillos y chinitas

la vida da demasiadas vueltas

pero siempre cae donde mismo

ni miedo ni desdén ni patria ni terrorismo

contigo empiezo a contar con toda mi alegría

los días que me quedan en que tú eres mía

esperando que llenen las cajas vacías

de los regalos que serán recuerdos algún día,

y de las penas y miedos de hoy,

que hacen que nuestro futuro se ría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores